A VUELTAS CON LA CUSTODIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

En el post anterior se trataron los criterios adoptados por los Juzgados de Familia de Barcelona sobre la custodia y régimen de visitas durante el estado de alarma, respondiendo a la cuestión de si el estado de alarma suspendía la vigencia de la custodia compartida y de los regímenes de visita.

Aunque se trata de una cuestión muy sensible, afectando al interés superior de los menores y con incidencia en tantas familias, no se ha conseguido certidumbre, sino que por el contrario, proliferan una gran diversidad de criterios que han ido adoptando las Juntas de los Juzgados de Familia. Dependiendo de la población, la respuesta a la pregunta varía.

En Barcelona, en esencia, para no reiterar lo expuesto más extensamente en el post anterior, la Junta de Jueces de Familia, establece que durante la vigencia del estado de alarma, el sistema de responsabilidad parental deberá ser ejercido por el progenitor custodio -en el supuesto de custodia exclusiva- y, por el progenitor que ostentaba la guarda, en el momento de decretarse el estado de alarma -en el supuesto de custodia compartida-. Lo que en la práctica se traduce en que durante este periodo excepcional, sí queda en suspenso la custodia compartida y régimen de visitas, debiendo quedarse los menores con uno de los progenitores y no alternar. Criterio al que se adhieren los Juzgados de Mataró,Tarragona, Reus y Terrassa, entre otros.

En cambio, el acuerdo de la Junta de Jueces de Familia de Girona de 22 de marzo de 2020, mantiene en esencia, durante este periodo excepcional, la custodia compartida y el régimen de visitas, suspendiendo únicamente las visitas intersemanales en los supuestos de guarda exclusiva. Un criterio similar al adoptado por la Junta de Jueces de Familia de Lleida.

Ante esta diversidad de criterios, lo que esencialmente debe primar es el comportamiento responsable de los progenitores, centrándose en proteger el interés de los hijos, y resolviendo la discrepancia de la manera más consensuada y pacífica posible, con más razón si cabe, ante esta situación de excepcionalidad y gravedad.

¿QUÉ PASA CON LA CUSTODIA/GUARDA DE MENORES CON EL CORONAVIRUS?

CRITERIOS JUZGADOS DE FAMILIA DE BARCELONA SOBRE LA CUSTODIA/GUARDA DURANTE EL ESTADO DE ALARMA.

La declaración del estado de alarma ha generado dudas a los progenitores divorciados de cómo gestionar la guarda, estancias/régimen de visitas del/os hijo/s: ¿Se debe respetar o debe modificarse por la limitación de movimientos explicitada en el decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19?

Los Juzgados de Familia de Barcelona han adoptado un acuerdo en fecha 18 de marzo de 2020, a efectos de unificar los criterios de actuación, que se traduce en: 

  1. OBLIGACIÓN RESPETAR LA RESOLUCIÓN JUDICIAL. La declaración del estado de alarma no legitima el incumplimiento de las resoluciones judiciales.
  1. EJERCICIO RESPONSABLE POTESTAD PARENTAL AJUSTADO A LAS NORMAS SANITARIAS. Obligación de los progenitores de observar las normas de las autoridades gubernativas y sanitarias para evitar la propagación del coronavirus, procurando un ejercicio responsable de la potestad parental, procurando los mayores acuerdos posibles.
  2. CASO DE SÍNTOMAS O CONTAGIO. Si alguno de los progenitores presenta síntomas o ha resultado positivo en el test Covid-19, es preferible, para evitar la propagación del virus y en interés de los hijos, que la guarda y custodia la ostente el otro progenitor. Concurre causa de fuerza mayor, suspendiéndose provisionalmente, las medidas acordadas en el proceso en que se acordaron
  1. SIN SÍNTOMAS. Si no hay síntomas de contagio o resultado positivo en el test, la recomendación es reducir al máximo la movilidad de las personas, y salvo supuestos excepcionales documentalmente justificados, el sistema de responsabilidad parental deberá ser ejercido por el progenitor custodio – en supuestos de custodia exclusiva- o por el progenitor que ostenta la guarda en este momento – en supuestos de custodia compartida-.
  1. OBLIGACIÓN DE FACILITAR CONTACTO TELEMÁTICO. El progenitor custodio deberá facilitar, por medios telemáticos- Skype, facetime o vídeo llamada de WhatsApp el contacto de los hijos con el progenitor no custodio, sin perturbar las rutinas y horario de descanso de los menores.

VIGENCIA desde el pasado 15/03/2020 hasta 28/03/2020, sin perjuicio de su prórroga de mantenerse las actuales circunstancias.

A VUELTAS CON LA GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA Y LA MALA RELACIÓN ENTRE LOS PROGENITORES

familia-rota11

En un post anterior  (09/04/2015) se hacía referencia a una Sentencia del Tribunal Supremo (16/02/2015) que revocaba la decisión de la Audiencia Provincial de Sevilla que denegaba la custodia compartida ante el “importante” nivel de conflictividad entre los progenitores, resolviendo el Alto tribunal que las discrepancias entre los progenitores no tienen entidad suficiente para descartar la referida guarda/custodia compartida.

En este post volvemos a tratar esta cuestión a la luz de la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 26 de mayo de 2015 en la que justifica la inconveniencia de una guarda y custodia compartida, precisamente, en la mala relación existente entre los progenitores.

Dice la Sentencia que “Por más que las malas relaciones entre los progenitores no puedan ser fundamento para excluir el ejercicio conjunto de las responsabilidades parentales, como ha tenido ocasión de establecer criterio el TSJ de Catalunya reiteradamente, por todas, en la sentencia TSJC núm. 13/12, de 6 de febrero;  no lo es menos que atendidas las particularidades del presente caso se advierte a través de la documentación obrante en autos, y del resto de prueba practicada en el acto de juicio, que la relación entre ambos progenitores no es especialmente buena, hasta el extremo de que ha existido una judicialización de la crisis matrimonial con denuncias mutuas, no siendo conveniente una guarda y custodia compartida”.

En este caso, se valora que el interés y el bienestar de los menores queda protegido atribuyendo la guarda a la progenitora materna, ya que la existencia de una dinámica familiar conflictiva  (judicialización de la crisis matrimonial con denuncias mutuas) desaconseja una guarda y custodia compartida.

DISCREPANCIAS ENTRE CÓNYUGES ¿IMPEDIMENTO PARA ACOGER LA CUSTODIA COMPARTIDA?.

broken family 2

Las meras discrepancias entre los progenitores no tienen entidad suficiente para descartar la custodia/guarda compartida y así lo constata el Tribunal Supremo en una  reciente sentencia (16 de febrero de 2015) que revoca la decisión de la Audiencia  Provincial de Sevilla de otorgar la custodia a la progenitora materna ante el “importante” nivel de conflictividad con el progenitor paterno.

La Audiencia Provincial de Sevilla estimó el importante nivel de conflictividad en la existencia de una condena a la esposa por coacciones al haber cambiado la cerradura de la vivienda familiar, y en las discrepancias por el colegio del menor, sin embargo, el Tribunal Supremo, casa la sentencia de la Audiencia al entender que la adopción del sistema de custodia compartida no exige un acuerdo sin fisuras, sino una actitud razonable y eficiente en orden al desarrollo del mejor, así como unas habilidades para el diálogo que se han de suponer existentes en los padres.

En la citada sentencia, la sala de lo civil del Tribunal Supremo reitera que las sentencias recaídas en procesos en que se discute la guarda y custodia compartida han de valorar correctamente el principio de protección del interés del menor, motivando suficientemente, a la vista de los hechos probados, la conveniencia de que se establezca o no este sistema de guarda, es decir, con esta línea jurisprudencial el Alto Tribunal reacciona frente a las sentencias de instancia que no tienen en cuenta más que de forma retórica, aparente, el interés del menor; y concluye que esa invocación superficial no es suficiente para justificar la negativa al establecimiento de la guarda y custodia compartida pedida únicamente por uno de los progenitores.